Pulgas y Garrapatas

4

Tanto las pulgas como las garrapatas son parásitos externos que se alimentan de la sangre de nuestra mascota. Es importante mantener a nuestro perro libre de ellas ya que además de provocar irritaciones cutáneas, pueden ser portadoras de graves enfermedades. Por este motivo, aconsejamos revisar habitualmente a nuestro animal, sobre todo si ha estado en zonas con más vegetación y desparasitarlos correctamente. Para ello existen diversidad de productos efectivos en el mercado: collares antiparasitarios, pipetas, sprays…

Las garrapatas

Son arácnidos que viven parásitos en la piel de nuestra mascota. Poseen un aparato bucal capaz de perforar la piel de nuestro perro para alimentarse de su sangre. La presencia de garrapatas abarca principalmente de la primavera al otoño ya que necesitan unas características ambientales específicas para su desarrollo.

Existen varios mecanismos por los que las garrapatas pueden resultar perjudiciales para el huésped. Por un lado, pueden producir lesiones por la acción de sus piezas bucales en la piel. Por otro lado, debido a las neurotoxinas que tienen en la saliva, pueden provocar parálisis en el animal. También pueden producir anemias y debilitamiento en el perro ya que si no son detectadas a tiempo, se alimentan de grandes cantidades de sangre.

Por último, cada especie de garrapata puede transmitir diferentes tipos de enfermedades con diferente sintomatología:

  • Enfermedad de Lyme: enfermedad que las garrapatas pueden transmitir también al ser humano (Zoonosis). Produce cuadros de fiebre, anorexia, poliartritis, miopatías y adenopatías.
  • Ehrlichiosis:  cuando una garrapata portadora del Ehrlichia Canis entra en contacto con un nuevo animal huésped le transmite el parásito a través de la saliva. También puede ser transmitida al ser humano por la garrapata si bien se reconoce que es muy poco común. Puede dar fiebre, problemas respiratorios, edema y vómitos en su fase aguda.
  • Babesiosis: es una enfermedad parasitaria. Algunos perros pueden ser portadores y no mostrar ningún síntoma externo de la enfermedad. Asimismo, lo pueden transmitir las hembras a sus camadas siendo de vital importancia su detección a tiempo en estos casos.  Puede cursar con fiebre alta, problemas respiratorios y anemia. Es importante poner en tratamiento al perro cuanto antes ya que esta enfermedad provoca síntomas internos graves.

Las pulgas

Las pulgas son pequeños insectos sin alas que se alimentan de la sangre de los animales, en especial de perros y  gatos. Realmente son parásitos difíciles de percibir ya que antes de introducir su boca depositan una pequeña cantidad de saliva con propiedades anestésicas no causando ningún dolor a nuestra mascota y por lo tanto, haciéndolas invisibles. Sólo aquellos animales que tienen alergia a la saliva de estos parásitos notan su presencia y se rascan en exceso, siendo, en estos animales, más fácil de detectar. Normalmente detectaremos la presencia de pulgas a través de sus heces (puntitos minúsculos de color marrón oscuro) que suelen encontrarse al final del lomo del perro, sobre la barriga, y en cachorros también en el cuello, la cabeza o detrás de las orejas. Si al humedecer estas manchitas se vuelven rojizas, podemos asegurar que son excrementos de pulgas.

Si bien las características ambientales ideales para la incidencia de las pulgas se comprende entre primavera y verano, hay que tener en cuenta que los sistemas de calefacción actuales y las moquetas las hacen más resistentes al invierno.

Un gran número de perros que se infectan con la picadura de la pulga tienen una reacción alérgica a su saliva que produce picor agudo y dermatitis.

Por último, y más importante, las pulgas pueden actuar como huéspedes intermediarios para la tenia canina (Dyplidium caninum). Se trata de una lombriz que se sitúa en el intestino del animal robándole todos los nutrientes que ingiere.

Para terminar, decir que la mejor manera de combatir estos parásitos externos es la prevención, desparasitando a nuestra mascota tanto externa como internamente en los plazos establecidos para evitar así el contagio y poder garantizar su bienestar.

Para saber cómo eliminar estos parásitos de forma correcta, ver Cómo eliminar las garrapatas Cómo eliminar las pulgas”.

Compartir

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here