Consejos para viajar con tu perro en la bodega del avión

3
viajar con perro en avión en la bodega

La Humane Siciety of United States da una serie de consejos para evitar al máximo el peligro a la hora de viajar en avión.

Informarse detenidamente sobre la normativa de esa aerolínea al respecto y sobre la normativa de destino: requisitos especiales de vacunación, permite transportín blando o duro, etc.

– El primer consejo que da es llamativo: no viajes con tu perro en avión a no ser que sea estrictamente necesario. Como sabemos, los viajes en bodega pueden llegar a ser peligrosos. De poder elegir, elige viajar en coche o dejarlo con cuidadores o en residencias bien elegidas. Como ultimísima opción, el avión.

Si es posible que viaje en cabina (si es pequeño lo permitirán algunas aerolíneas) debes solicitarlo con mucha antelación.

– Si tu perro no puede viajar en cabina, dan una serie de consejos para minimizar el peligro del viaje en bodega (teniendo siempre en cuenta que muchos factores están fuera de nuestro alcance):

Consejos para que tu perro viaje en la bodega del avión

  • Viaja en el mismo vuelo que tu perro y pregunta si es posible que te dejen ver cómo meten su transportín en el avión y cómo lo bajan.
  • Al subir al avión, notifica al capitán y a al menos un auxiliar de vuelo que tu perro está en la bodega. El conocimiento del capitán puede hacer que tome precauciones especiales.
  • Si tu perro es braquiocefálico y no puede ir en cabina, tiene mayor riesgo y por lo tanto hay que evitar el viaje en bodega.
  • Si tienes que volar en verano o invierno, trata de elegir horas en las que la temperatura no sea extrema. Por ejemplo, la tarde es mejor en invierno, por la mañana pronto o por la noche es mejor en verano.
  • Utiliza un collar que no pueda engancharse al transportín e identifica correctamente tanto al perro como el transportín: nombre, teléfono y todo lo que pueda servir para identificar rápido al dueño a la llegada.
  • Lleva una fotografía reciente de tu mascota, así podrás enseñar la foto en caso de pérdida.
  • También hay que cortarle bien las uñas para que no se pueda enganchar con el trasportín.
  • Es importante que el perro esté familiarizado con el trasportín. Eso reducirá un poco el estrés. Deberás positivizar el trasportín al menos un mes antes del vuelo.
  • En épocas de mucha actividad aérea como vacaciones o épocas concretas es mejor evitar los vuelos ya que con las prisas es más probable que la manipulación del transportín sea menos cuidadosa.
  • A pesar de que es un consejo que leemos mucho en la red, es mejor evitar los tranquilizantes sobre todo si no están prescritos por veterinarios. Además, es muy importante que el veterinario sepa para qué está prescribiendo ese tranquilizante (para viajar en avión).
  • No des de comer a tu perro al menos 4 horas antes del viaje. Sin embargo sí le puedes dar pequeñas cantidades de agua. De hecho es una buena idea echar cubitos de hielo en su bebedero dentro del transportín para evitar derramamientos.
  • Tan pronto como tengas la oportunidad en destino, examina cuidadosamente el estado de salud general de tu perro. Ante cualquier sospecha de problema, llévale al veterinario más cercano y pide que te den un informe por escrito con fecha y hora.
  • No dudes en quejarte si has sido testigo de un manejo inadecuado del animal, ya sea el tuyo o el de cualquier otro. Pide hablar con el responsable de esa “sección” para informar de lo sucedido tanto de palabra como por escrito. A lo mejor de esta forma los aeropuertos empiezan a tomar conciencia y a tratar a los animales no como maletas sino como seres vivos.

Compartir

3 Comentarios

  1. Quede asustada con la nota. Espero lleguen bien vamos desde argentina bs as a madrid y a tenerife.
    Son un golden y una boyero y la fecha es 25 de marzo. Los llevo porque nos vamos a vivir a la isla.
    Ya los estamos acostumbrado a las jaulas. La linea es air europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here