Coprofagia Canina

6
coprofagia canina

La coprofagia es el comportamiento por el cual los animales ingieren excrementos. Es una conducta habitual en muchas especies y cumple diferentes funciones. En los perros también es una conducta habitual de las madres cuando paren para mantener el nido limpio y es algo que los cachorros aprenden a hacer por imitación.

El problema surge cuando la conducta se mantiene en la vida adulta del perro ya que además de resultar molesto y desagradable para los dueños, puede suponer un problema para el animal ya que corre el peligro de contraer enfermedades víricas como la hepatitis o la parvovirosis, entre otras.

Muchas veces, animales que han estado encerrados durante mucho tiempo han desarrollado esa conducta como forma de alimentarse y de mantener el lugar limpio.

Técnicamente se pueden diferenciar tres tipos:

– Autocoprofagia: el perro se come sus propios excrementos.

– Coprofagia intraespecífica: se come las heces de otros individuos dentro de su misma especie.

– Coprofagia interespecífica: ingiere excrementos de otras especies (por ejemplo de gatos).

Posibles causas

Como sucede con la mayoría de los problemas de conducta, es muy importante determinar las causas que desencadenan el problema para poder definir después el tratamiento más eficaz. Siempre se deben descartar las posibles causas orgánicas antes de pasar a considerar las ambientales.

– Alimentación deficiente: es muy importante alimentar al perro con pienso de calidad ajustado a su raza y tamaño ya que muchos ingieren excrementos como suplemento nutricional a una alimentación pobre en nutrientes.

– Alimentación insuficiente: aunque es menos habitual, muchos perros ingieren excrementos simplemente porque tienen hambre.

– Enfermedades: si animales ya adultos de forma repentina empiezan a expresar la conducta hay que informar al veterinario ya que puede deberse a una insuficiencia pancreática exocrina o a una pancreatitis, entre otras cosas.

Una vez descartadas las causas anteriores hay que empezar a buscar las causas en el ambiente, en el comportamiento del perro y en nuestras reacciones cuando lo presenciamos.

– Por aburrimiento: como consecuencia de pasar mucho tiempo solo y desatendido o por un ambiente pobre en estímulos.

– Por llamar la atención: cuando un dueño sorprende a su perro ingiriendo heces lo que suele hacer es regañarle efusivamente. En algunos casos es efectivo y el perro deja de hacerlo. Si a pesar de nuestras reprimendas el perro sigue realizando la conducta debemos plantearnos por qué no funciona nuestro castigo. Puede ser, y es bastante habitual, que el perro considere esa regañina como una muestra de atención.

– Por ansiedad: un estrés elevado y continuado puede desarrollar este tipo de hábitos en algunos perros.

– Por higiene: en perros que viven en el exterior se puede dar esta conducta para mantener limpio su sitio por lo que es importante cuidar su espacio para que no se acumule suciedad que pueda precipitar la aparición de la conducta.

¿Qué podemos hacer?

Como hemos visto anteriormente, dependiendo del tipo de causas que hayan desencadenado el problema se deberán poner en marcha unos tratamientos u otros. Como muchas veces pasa, si la conducta se mantiene a lo largo del tiempo suelen estar interactuando varios factores a la vez por lo que seguramente debamos combinar diferentes técnicas.

Lo primero que hay que hacer es descartar problemas orgánicos informando al veterinario para que realice las comprobaciones necesarias. Una vez descartados, podemos empezar a aplicar técnicas.

Aversión al sabor

Es el tratamiento más común para la coprofagia. Los veterinarios pueden aconsejarte sobre la sustancia que puedes mezclar con las heces para que provoque la aversión. Lo que se pretende es que el perro, al rato de ingerir los excrementos sienta malestar (que se lo provocará la sustancia con la que mezclamos las heces) y que este malestar lo asocie a la ingesta de heces. Este método se basa en “El efecto García”. John García fue un psicólogo americano que describió un reflejo condicionado de rechazo de determinados sabores. El efecto García indica que a lo largo de la evolución, y para facilitar la supervivencia, se ha establecido un fuerte vínculo entre enfermedad y alimentos, lo que hará que los animales codifiquen como sospechosa la comida que se haya ingerido unas horas antes de que se sienta mal. Gracias a esto, los animales que ingieren un alimento en mal estado, rápidamente asocian las nauseas o los vómitos a lo que han comido por lo que evitan comer lo mismo en el futuro y así previenen posibles enfermedades. Debemos mezclar la sustancia con todas las heces que se vaya a comer el perro hasta que observemos que la asociación se ha establecido (suelen ser necesarios muy pocos ensayos).

Prestar atención

En aquellos casos donde pueda haber influido un ambiente pobre en estímulos, se deberá poner énfasis en enriquecer el ambiente: pasearle más tiempo, ejercicio, juegos en casa, adiestramiento, etc.

No prestar atención

En la mayoría de los casos de coprofagia canina, aunque la causa original pueda ser un pienso inadecuado o una carencia de nutrientes, una vez solucionada esa parte observamos que la conducta se mantiene. Esto es debido a que posiblemente desde que el perro presenta el problema nos hemos comportado de distinta manera con él, quizá prestándole más atención, castigándole, regañándole, etc. Deberemos cambiar la tendencia ya que los perros rápidamente captan esa relación y utilizan la conducta para atraer la atención de sus dueños. Debemos empezar a poner más cuidado y reforzar aquellas conductas que queremos que se repitan en el futuro: que juegue tranquilo, que te obedezca una orden, etc.

Contracondicionar

Cuando el perro tenga la primera muestra de intención de comerse la caca, pedirle una conducta que se lo impida y que sea incompatible  como “ven”, “sienta” o “junto” y premiarle efusivamente cuando lo consiga. Debe entender que la atención se la prestas por realizar la conducta que le pides y no porque se acerque a las heces.

Por último, y sólo para evitar que el perro consiga acceder a los excrementos cuando no estamos presentes, podemos utilizar el bozal de rejilla (no de nylon), pero sólo en el caso de que el perro esté habituado a él y no lo considere como un castigo.

Compartir

6 Comentarios

  1. A mi perra desde que le doy happy dog little Irlanda y happydog little novazelanda, (cada 2,5kg valen 17€), ha empezado a comer sobretodo cacas de gato, pero en cuando la empiezo a pasear por el bosque se come las cacas de conejo y de caballo. No creo que tenga una conducta de imitación, porque siempre paseamos por el bosque y no he recogido nunca sus excrementos(ya que los hace en cuanto llegamos al bosque), y tampoco creo que sea por llamar la atención…puesto que está todo el día conmigo y tenemos nuestros ratos de juego, (como mucho se queda 1 hora sola.) Me gustaría saber que puedo hacer para evitar que coma sobretodo las cacas de gato y las cacas de conejo, caballo y de cualquier animal que haya dejado sus heces en el bosque. Ya que normalmente me enfado, y ella se escapa de mi con la caca en la boca y la cola entre las patas. ALGUIEN SABE QUE PUEDO HACER Y SI LE TENGO QUE DAR PASTILLAS DE LA DESPARASITACIÓN INTERNA (aunque no le toque todavía) para evitar enfermedades?

    • Si dices que el comportamiento lo ha empezado a hacer cuando le has cambiado de comida, puede tener que ver con eso, aunque se trate de una comida buena. Yo probaría a volver a cambiarle de comida y si no funciona, lo que podrías hacer es utilizar lo de la aversión al sabor, que funciona muy bien, lo único que tendrías que controlar las primeras veces para que solo se comiera las cacas que tienen el producto. Eso no sería complicado, seria echarle en un par de cacas y llevarle atado con una correa larga (5 o 10 metros) y dejarle que se coma esas cacas. Yo creo que con un par de veces el perro ya haría la asociación, o por lo menos eso me han contado a mi!!! Ya me dirás!!

  2. buenas tardes mi perra tiene 4 meses desde los dos come excremento le doy su desparasitante le e cambiado la comida en varias oportunidades juego con ella y todavia lo logro quitarle ese habito en realidad ya no se que hacer tiene todo sus medicamentos al dia

    • Hola Edwin,

      Si ya has descartado con el veterinario cualquier posible causa física, tienes que empezar a poner en práctica los consejos que te damos en este artículo. Como explicamos, lo que más se utiliza en este tipo de problema es el llamado “efecto García” aunque también se utiliza el contracondicionamiento y la gestión de la atención. Te animamos a que vuelvas a leerte las posibles soluciones que te planteamos y que hables con un veterinario que pueda aconsejarte sobre cómo utilizar el “Efecto García”…

      Mucha suerte!!
      Un saludo

  3. Hola, mi perrita desde siempre le gusta comer cacas de otras especies, sobretodo le encanta la caca humana. Parece increíble, pero nos encontramos más heces humanas de las que nunca había podido ni imaginar, y eso que vivimos en una ciudad. Nos pasa sobretodo cuando salimos a la montaña, ya que es capaz de olerla de lejos y ya se va directa a donde algun excursionista ha hecho sus necesidades y va directa hacia allí sin escuchar ni hacernos caso (normalmente es muy obediente). No puedo asociarlo a ninguna de las razones explicadas en el artículo, ya que sólo le pasa con las heces de otras especies (las de gato y caballo también), aunque debo reconocer que las humanas son las peores porqué huelen mucho peor. No solo me resulta muy desagradable que se las coma (casi siempre la acabamos bañando entera del asco que nos da la peste) sino que sufro porqué pueda coger alguna enfermedad (aunque por suerte no es algo que pase muy a menudo). Muchas gracias

  4. Al ser de otra especie un tanto diferente a la humana puede que por tener ciertas diferencias en comparación con nosotros las personas puede que toleren mejor las heces cuando las comen que nosotros, puede que comer heces al menos para los perros no implique problema alguno en su salud salvo si contienen parásitos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here