Los primeros baños

2
Bañar a perro cachorro

Si no quieres que la hora del baño se convierta en una batalla campal en el futuro, es muy importante acostumbrar a tu perro a bañarse desde pequeño. Una vez termine el primer ciclo de vacunaciones ya se puede empezar a bañar al perro, nunca antes. Si por algún motivo tienes la necesidad de hacerlo, existen en el mercado champús en seco para cachorros que puedes utilizar consultándolo antes con el veterinario.

Antes de empezar con los consejos para conseguir que tu perro considere el baño como una experiencia agradable es importante que sepas que dependiendo del tiempo y el esfuerzo que quieras dedicarle a este momento conseguirás un tipo de objetivo u otro.

El primer baño

Los primeros baños de nuestra mascota son cruciales para conseguir que lo valore como una experiencia agradable. Si lo hacemos incorrectamente puede que adquiera un miedo al agua o al momento del baño difícil de solucionar.

Antes de comenzar el baño intenta preparar la zona con todo lo que vas a necesitar: toallas, el champú adecuado para cachorros, premios…

Por un lado, intenta llevar al cachorro hacia el recipiente elegido (ej. bañera) de una forma tranquila y sin presionarle. Puedes guiarle mostrándole un premio apetecible, como un trozo de comida, y dándoselo cuando se acerque al lugar que vayas a utilizar. Aconsejamos utilizar, por lo menos las primeras veces, el mismo lugar y recipiente para no confundirle demasiado y facilitarle la asociación positiva.

Después le puedes meter dentro de la bañera con  mucha tranquilidad a la vez que le acaricias y le premias. En este primer acercamiento podemos mojarle un poquito las patas (con agua tibia) mientras le hablamos con cariño y le ofrecemos otro trocito de comida. Para facilitar la adaptación  de forma saludable a este nuevo entorno, es preferible terminar este primer baño en este punto. Podemos sacarle del recipiente premiándole con caricias y afecto pero sin ser muy efusivos para no ponerle nervioso; no queremos que asocie el baño con juego sino con un momento agradable.

Según el tiempo y la paciencia que tengamos podemos repetir este proceso varias veces aumentando progresivamente las zonas que mojamos y el tiempo que permanece dentro del recipiente. Es muy importante que acompañemos los premios con  muestras de cariño ya que en el futuro querremos suprimir los premios de comida.

Si le bañamos de forma periódica y seguimos con la dinámica tranquila y cariñosa es muy probable que el perro adquiera el hábito de una forma saludable y lo incluya como una parte más de su rutina diaria.

Bañar al perro

Compartir

2 Comentarios

Responder a Bañar al perro - NOSINMIPERRO : NOSINMIPERRO Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here