Bañar al perro

1
Cómo bañar al perro

En la actualidad, los perros forman parte de nuestras familias, compartiendo la casa y en algunos casos incluso compartiendo el sofá o la cama. Por ello, es muy importante mantener al perro limpio para garantizar la higiene y la salud de nuestro hogar. Muchas personas creen que es perjudicial lavar al perro muy a menudo. Lo cierto es que si seguimos las recomendaciones del veterinario y utilizamos un champú específico para nuestra mascota no hay por qué temer daño alguno.

Para evitar que la hora del baño sea un momento temido tanto por el dueño como por la mascota, es importante haber realizado el baño desde pequeño siguiendo una serie de recomendaciones. Ver Los primeros baños

La frecuencia de los baños dependerá de factores como el tiempo que pasa en la calle, el tipo de salidas que hace, el tipo de pelo que tenga, etc. Normalmente se aconseja bañar al perro dos veces al mes si es un animal que vive dentro de casa y una vez a la semana si vive en el exterior. El tipo de pelaje también influye ya que los perros de pelo largo necesitan más cuidados que los de pelo corto. Con todo esto, será el dueño el que tenga que tener en cuenta estos factores para determinar la frecuencia aconsejable para su mascota con el fin de  garantizar la salud de su hogar.

Es aconsejable mantener la higiene de nuestra mascota tanto en verano como en invierno, si bien en invierno hay que extremar las precauciones para evitar que el animal pase frio.

Antes del baño

Antes del baño hay que tener a mano todo lo que vamos a necesitar durante el mismo (champú, toalla, cepillo, secador, etc.) Como hemos dicho, es muy importante utilizar un champú apropiado para mascotas ya que el de uso humano le perjudicaría por tener un PH diferente.

Hay que elegir un lugar para bañarle que sea cómodo tanto para nuestro perro como para nosotros ya que vamos a tener que manipularle durante un buen rato.

Si vamos a bañarle en el exterior tenemos que poder garantizar agua tibia. Os advertimos que si le bañáis en el exterior deberéis vigilar a vuestro amigo tras el baño ya que les encanta restregarse y revolcarse cuando están limpitos.  En invierno hay que bañarle en interior o evitar los baños ya que es peligroso que el animal coja frio.

Se recomienda cepillar al perro para eliminar el pelo muerto y facilitar el proceso.

Durante el baño

Mojarle bien con agua tibia (no muy caliente).

Hay que extender el champú por el lomo y frotar para que genere espuma a la vez que lo extendemos ejerciendo un masaje por todo el pelaje del animal. Nos podemos ayudar de un cepillo de cedra suave para extender el champú.

Lavar con mucho cuidado la cara del animal intentando que ojos, boca, nariz y oreja no entren en contacto con la espuma y aclarar evitando que le entre agua en los oídos.

Utilizar champú suavizante específico para tu mascota si fuera necesario por las características del pelaje.

5º Aclarar con agua abundante. Es muy importante aclarar muy bien al perro ya que muchos de los problemas que se derivan de bañar frecuentemente al perro son por un aclarado deficiente.

Después del baño

Una vez aclarado correctamente al animal hay que escurrir el exceso de agua y secar bien con una toalla.

Si estamos en verano es bueno dejar que se seque al aire libre dándole un pequeño paseo.

Si no se puede pasear al perro, bien sea por frio o por otras circunstancias hay que utilizar el secador. Con el secador hay que tener cuidado de que el aire no esté demasiado caliente e intentar secar por zonas evitando mantener demasiado cerca el secador por una misma zona. Para evitar que el animal adquiera miedo al secador hay que intentar acostumbrarles desde pequeñitos. No secar bien al animal puede acarrear problemas de hongos y bacterias.

Por último es necesario un cepillado que deberá ser más o menos exhaustivo dependiendo de las características del pelaje del animal.

Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here